tarta de queso

Tarta de Queso con mermelada y arándanos

Hay pocos postres tan conocidos, versionados y degustados como la tarta de queso. Con horno, sin horno, con o sin base de galletas, en compañía de alguna mermelada, al estilo New York cheesecake o «a mi manera», el caso es que casi todos los que nos consideramos un poco cocinillas hemos elaborado la nuestra propia.

Queda espectacular, tendiendo hacia el estilo de la New York cheesecake, con una base de galletas, y por supuesto acompañada por mermelada de fresa o frutos rojos, ya que el contraste de sabores en la boca es absolutamente estupendo.

Ingredientes

  • 400 grs queso crema
  • 2 yogurt natural azucarado
  • 110 gr azúcar
  • 1 sobre de levadura química
  • 50 gr de maicena o harina fina de maíz
  • 150 grs galletas maría, hojaldrada etc.
  • 40 gr mantequilla

 


Pasos

  1. Pon en un bol el queso, los yogures, el azúcar, la maizena y la levadura
  2. Mezcla con unas varillas hasta que el resultado sea homogéneo, sin grumos y sin aire.
  3. Pica las galletas utilizando un batidor de vaso, un robot de cocina o una picadora, aunque también puedes utilizar un mortero, poner las galletas en una bolsa y pasarles el rodillo por encima… hay muchas opciones.
  4. Si has utilizado un accesorio eléctrico para picar las galletas, puedes echar ahí mismo la mantequilla en trocitos y triturar unos segundos más para que se integre con las galletas. Si no hay sido así, derrite la mantequilla casi por completo poniéndola en un recipiente y unos segundos en el microondas, y mézclala con las galletas.
  5. Precalienta el horno a 180º con calor arriba y abajo y ventilador.
  6. Unta las paredes del molde con mantequilla y vierte en él la mezcla de galletas y mantequilla. Aplasta con una cuchara hasta que la base sea sólida y medianamente lisa.
  7. Vierte encima con cuidado la mezcla de queso.
  8. Introduce la tarta en el horno a media altura y hornéala durante unos 40 minutos. Para saber si está lista haz la prueba del palillo: introdúcelo en la tarta, y si el palillo sale limpio, sin restos, estará lista. Si no es así, déjala horneando unos minutos más.
  9. Sácala del horno y déjala reposar a temperatura ambiente para que se enfríe, durante al menos una hora.
  10. Incorpora la cobertura que prefieras. En este caso, he elegido una rica mermelada de fresa.

¡Buen provecho!

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*