bizcocho marmol

Bizcocho marmol

Es increíble la cantidad de bizcochos distintos que se pueden preparar con la medida del yogur. Se trata simplemente de elaborar bizcochos con un yogur, y utilizar su envase para medir la cantidad del resto de ingredientes. Resulta tan fácil elaborarlos que acabas aprendiéndote de memoria las proporciones de cada elemento, y da mucho juego para experimentar con ingredientes adicionales.

Este bizcocho mármol (o marmolado) de yogur y chocolate, casero y esponjoso, es justamente así. Se elabora como un tradicional bizcocho de yogur, pero el toque especial lo aporta un pequeño truco que aprenderás a continuación, y que hace que quede tan vistoso y delicioso con esas capas de chocolate.

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 1 yogurt natural
  • azúcar 2 medidas de yogur
  •  harina de trigo 3 medidas de yogur
  • aceite de oliva suave 1 medida de yogur
  • un sobre de levadura
  • 4 cucharadas de cacao puro

 


Pasos

    1. Para utilizar la técnica de la medida del yogur, vacía el yogur en un pequeño bol o vaso para poder utilizar su recipiente desde el primer momento.
    2. Precalienta el horno a 180º durante estos 10 minutos que vas a dedicar aproximadamente a elaborar la masa
    3. En un bol grande añade las dos medidas de azúcar y los huevos, y mézclalos con unas varillas.
    4. Añade el aceite y el yogur y sigue batiendo para que la mezcla quede homogénea, sin grumos.
    5. Ahora sitúa un colador justo encima del bol y ve añadiendo las medidas de levadura y harina, de forma que pasen por él. Este proceso es el tamizado, que sirve para que la harina se incorpore a la mezcla sin grumos y así se disuelva mejor entre los ingredientes líquidos. Mezcla bien, que queden perfectamente integrados todos los ingredientes.
    6. Pon en otro bol la mitad de la mezcla y añádele el cacao en polvo, removiendo bien para que no queden grumos.
    7. Unta el molde con mantequilla, puedes hacerlo con tu propio dedo. Si está demasiado dura, pon una poca en un vaso y al microondas 5 segundos para que prácticamente se derrita y puedas utilizarla. También puedes forrar el molde con papel de horno, y seguro que no se te pegará.
    8. Ahora toca verter la mezcla en el molde y puedes hacerlo de muchas formas. Lo ideal es crear varias capas de diferente color, por lo que irás echando alternativamente mezcla sin cacao y encima con cacao. Por ejemplo, echa un tercio de una y un tercio de otra, y así hasta terminar de añadirla por completo. En función de la cantidad y fuerza con que añadas cada color el resultado quedará distinto, ¡sorpresa!
    9. Coloca el molde en el horno a una altura media y hornéalo a 180ºC durante unos 30 minutos.
    10. Haz la prueba del palillo: pincha con un palillo el bizcocho, y si sale sin restos pegados, es que está listo. Apaga el horno, saca el bizcocho y déjalo reposar unos minutos antes de desmoldarlo.

¡Buen provecho!

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*